Historia de la carrera

Primera generación de Antropología en la Academia, 1992

Primera generación de Antropología en la Academia, 1992

La creación de la Carrera de Antropología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano se enmarca en un proceso de ampliación curricular de la Universidad y en un plan de consolidación y ampliación de las Universidades Privadas, cuya idea y fundamento se consolida a partir de la Comisión Brunner y en la necesidad de incrementar el número de instituciones que, a principios de los años 90′, impartían la carrera de Antropología (Universidad de Chile, Universidad Austral y Católica de Temuco).

De esta manera, la UAHC se propone la ampliación de la oferta de sus dos carreras originales (Sociología y Economía) elaborando diversos Proyectos de Nuevas Carreras, entre ellas, la carrera de Antropología. Para tales efectos el profesor José Bengoa, junto con otros especialistas del área, como la arqueóloga Victoria Castro, realizaron las gestiones e informes concernientes a la creación de la nueva carrera en un contexto bastante propicio para la disciplina, sobre todo en materias étnicas, entendiendo que la década de los 90’ nacía con una impronta étnica relacionada con la conmemoración del 5to Centenario. A partir de esos estudios se conformará un equipo de trabajo y se propondrá la primera malla curricular de la Carrera que tendrá diez años de duración.

En esa fecha se generan, además, diversos convenios que se consideraban importantes para la implementación de la Carrera, como el acuerdo con el Archivo Nacional, que permitirá el desarrollo de una línea de Etnohistoria y de trabajo en Archivos. Otro convenio se suscribió con el Museo Nacional de Historia Natural. En ambas instituciones se realizaron actividades prácticas de los estudiantes, los cuales se incorporaron a las investigaciones y labores del Archivo y del Museo, impartiéndose, además, las clases en las mismas instituciones.

La Carrera ha continuado su proceso de consolidación, poniendo énfasis en aquellos aspectos que contribuyen a potenciar la calidad universitaria: estabilidad en la gestión administrativa y financiera, la conformación de un cuerpo de docentes comprometidos con la institución y de sólida formación profesional y académica, una alta productividad en publicaciones e investigaciones, injerencia en el medio nacional y una docencia de pregrado preocupada de promover la equidad con calidad.

El primer Director fue el profesor José Bengoa, quien desarrolló el proyecto de Carrera y llevó a cabo su ejecución. La importancia de su labor radica en el posicionamiento de la Carrera en el ámbito de las Escuelas de Antropología del país, y en el haber convocado a nuestros primeros docentes, conformando un equipo de trabajo que no sólo impulsó la Carrera de Antropología en la Academia, sino que también le entregó una nueva perspectiva a la Antropología a nivel nacional e internacional.

En el año 1996 asumió la Dirección el Antropólogo José Luis Martínez, período que es concebido por algunos académicos como una segunda fundación de la Escuela de Antropología, ya que en ese tiempo se incrementa el cuerpo académico y se consolidan las principales líneas que darán cuerpo a nuestra tradición antropológica y que harán distintivo nuestro proyecto académico: la línea de Estudios Étnicos y Pueblos Originarios, la línea de Antropología Urbana y una orientación hacia la práctica con variadas y extensas actividades de terreno. Al finalizar su gestión se cuenta con un nuevo reglamento de terreno, y se produce el cambio cualitativo de una carrera de pequeña escala a una carrera que posee casi un centenar de alumnos, requiriendo por lo tanto un soporte administrativo y académico acorde con la nueva situación de complejidad.

A partir del año 2000 la Carrera se suma a las discusiones internas de la Universidad que, desde entonces, se orientaban a pensar en una disminución de la duración de las carreras, aspecto pertinente tanto con los Acuerdos de Bolonia, como también a la alta duración de las carreras de pregrado en Chile. Lo anterior llevó a reflexionar acerca de la flexibilidad curricular y de la formación no sólo en ámbitos técnicos y profesionales, sino también en determinadas áreas que permitieran la formación de un profesional que pudiera responder a las diferentes situaciones que el medio les ofrecía, pero manteniendo los criterios valóricos y de calidad que son parte de la misión de la UAHC. En este sentido se comenzaron a discutir, en reuniones ampliadas de docentes, los principales lineamientos que debían orientar una modificación curricular que impulsada por la Universidad, se materializó con la Malla Curricular 2002. En el caso específico de la Carrera de Antropología, entre otros cambios, se potencia la etnografía y el abordaje hacia lo simbólico como una mirada particular de la Antropología de la UAHC, manteniendo el perfil práctico fundado en la etnografía como principal herramienta del trabajo antropológico.

En este mismo sentido se planteó desde la Universidad la creación de los Núcleos Temáticos de Investigación (NTI) que, a partir del año 2000, fortalecieron tanto la investigación en determinadas áreas temáticas, como también la investigación orientada a la docencia, desarrollando la práctica, la reflexión teórica y las publicaciones. Atendiendo a esa convocatoria por parte de la Universidad, en el año 2000 se crea el Núcleo de Estudios Étnicos y Multiculturales, el Núcleo de Antropología Urbana y el Núcleo de Antropología Visual, constituyéndose los tres en referentes hasta el día de hoy de la investigación y la extensión de sus respectivas materias. Hasta la actualidad se han creado 13 núcleos temáticos: Estudios de Realidad Insular, Minería y Medio Ambiente, Antropología Médica, Conflictos Territoriales, Música, Danza y Cultura, Grupo de Investigaciones en Economía, Núcleo de Investigaciones de la Realidad Insular, Estudios sobre la Migración, Antropología de la Muerte y Núcleo de Investigaciones en Pesca Artesanal (GIPART), los que sumados a los tres anteriores, posibilita que nuestros alumnos participen en investigaciones y proyectos de extensión que dan visibilidad a la Escuela y permiten generar material para una reflexión teórica y práctica en diferentes áreas. A esto se agrega el NTI sobre Memoria Textil en el Lago Budi y el Núcleo de Estudios Patrimoniales ubicado en Cobquecura. Cada NTI concursa junto a numerosos otros proyectos y es decidido por un Consejo de Investigadores de la Universidad. Se le otorga un presupuesto en el que un 30% va a honorarios y el resto a gastos de investigación. Cada NTI tiene un presupuesto aproximado de entre 1.5 y 3.0 millones de pesos.

Pedro Mege

Pedro Mege

Paralelo a las discusiones en torno a la Malla 2002 y los Núcleo de Investigación Temática, y como parte del fortalecimiento democrático de la Universidad, se produjo un recambio de autoridades internas, que se materializó con la elección en el año 2001 del profesor Pedro Mege como nuevo Director de la Escuela de Antropología. En la elección del profesor Mege se aplicó por primera vez en la Escuela un mecanismo democrático eleccionario, con amplia participación y que fortaleció el diálogo y los futuros proyectos de la Escuela y de la Carrera. En ese entonces los principales aspectos propuestos por los candidatos tuvieron que ver con la regularización de procedimientos al interior de la Escuela, publicación de reglamentos internos, ampliación del cuerpo docente, y flexibilización de la malla curricular.

Otro aspecto importante apuntó a la mejora en las condiciones de infraestructura de la Carrera. Al respecto se había pasado, desde el año 1992, por tres sedes (Alonso Ovalle, Santo Domingo, Plaza Brasil) y las dependencias de la Escuela estaban en ese entonces en la Sede Brasil. Una oficina compartida por muchos docentes, más una pequeña oficina de Dirección era toda la infraestructura con que contaba la Escuela. En este sentido, la mejora en las condiciones de trabajo de los docentes pasaba no sólo por contratar un mayor número de académicos, sino también por generar las condiciones de infraestructura necesarias para su función académica y profesional. Lo anterior mejoró significativamente cuando en el año 2003 comenzó a operar la Universidad en su actual ubicación de la calle Condell, en Providencia, lo que coincidió, además, con la contratación de 3 nuevos docentes a media jornada.

La gestión del profesor Mege estuvo marcada, de esta manera, por la primera reforma a la malla curricular que conducirá a la Malla 2002 y, con posterioridad, a la Malla 2005. A partir de su gestión se comenzó también a pensar en las posibilidades de crecimiento de la Escuela, ya fuera en una carrera de Arqueología o en otras disciplinas que pudieran complementar lo que se venía realizando en la Escuela desde el año 1992. Si bien la Carrera había partido con una fuerte impronta arqueológica y etnohistórica, diversas definiciones que se dieron a partir del año 2000, fueron tendientes a potenciar la Antropología Social como eje principal de la Escuela de Antropología.

En ese contexto y, ante la necesidad de la misma Universidad de pensar en nuevas carreras, desde nuestra Escuela se diseñaron las carreras de Pedagogía en Historia y Licenciatura en Historia con mención en Estudios Culturales, lo que se materializó en  el año 2005. El objetivo fue otorgar a los alumnos una formación sólida en lo teórico metodológico y transdisciplinario. Durante el período en que fue Directora de Licenciatura en Historia nuestra docente Viviana Manríquez (2004-2005) se estableció una relación importante con la Escuela de Antropología en términos académicos e incluso de funcionamiento administrativo. Muchos de los profesores de la Escuela de Antropología ejercieron docencia en Licenciatura en Historia; los estudiantes de una y otra carrera cursan materias en conjunto, etc. También se coordinó y se llevaron a cabo entre ambas Escuelas diversas actividades académicas.

Otro elemento destacado de la gestión del profesor Mege fue la visibilidad institucional y los vínculos que debería establecer la Escuela en su proceso continuo de consolidación y crecimiento. Para tales efectos y, aprovechando nuestros contactos con el Colegio de Antropólogos, se decide, con el apoyo de la Universidad y en conjunto con la Escuela de Antropología de la Universidad Bolivariana, la organización del V Congreso Chileno de Antropología, el que se llevó a cabo en la ciudad de San Felipe en el mes de noviembre del año 2004. Con ello, la Escuela de Antropología de la UAHC se posicionó en el ámbito disciplinar a través de una alta participación de sus académicos y alumnos en torno a la antropología nacional, consolidándose a partir de entonces como un referente visible en la antropología chilena. Al finalizar el Congreso del año 2004, la antropóloga Francisca Márquez, en aquel tiempo docente de nuestra Escuela, fue electa Presidente del Colegio de Antropólogos, cargo que ejerció hasta noviembre de 2007.

Luis Campos

Luis Campos

Por diversos motivos relativos a la política universitaria de la UAHC, la renovación del cargo del profesor Mege como Director se produjo en el año 2007. Siguiendo el mecanismo eleccionario fijado por la Universidad, se llevaron a cabo las elecciones en junio de ese año, siendo electo por el período 2007-2011 el antropólogo y actual Presidente del Colegio de Antropólogos de Chile, Dr. Luis Campos Muñoz, cuyas principales propuestas de trabajo se enfocaron en torno a continuar con la regularización de procedimientos al interior de la Escuela, la creación del Magíster en Antropología, la ampliación del cuerpo académico, la Acreditación de la Carrera y una mayor visibilización de nuestra Escuela, tanto a nivel nacional como internacional.

Claudio Espinoza, actual director de la Escuela

Claudio Espinoza, actual director de la Escuela

Finalmente, en Noviembre de 2011 fue electo como Director de la Escuela, también de manera democrática, el Dr. Claudio Espinoza, quien ejercerá su cargo hasta el año 2015. Durante su primer año a cargo de la Escuela, la gestión del profesor Espinoza se ha concentrado en el proceso de Re- acreditación de la carrera, la reformulación del Magister, revisión y reformulación de la Malla Curricular del pregrado, la adjudicación e implementación del Diplomado Internacional de Derechos Indígenas, y a la participación de la Escuela en el Proyecto Fondap 2012, en el que la Escuela de Antropología de nuestra universidad, en conjunto con la PUC y la UDP, integran el “Centro Interdisciplinario de Estudios Interculturales e Indígenas” (ICIIS), cuyo director es el ex Director de la Escuela, profesor Pedro Mege. Además, durante el 2012 la Universidad decidió otorgar un nuevo espacio físico a la Escuela de Antropología, ampliando de manera notable su infraestructura.

Propósito Formativo de la Carrera

La Carrera de Antropología de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano es una comunidad de académicos, estudiantes y funcionarios, con carácter pluralista y participativo. Sumándose a la misión planteada desde la Universidad, pretende contribuir de manera crítica al desarrollo de la Antropología y, por medio de ésta, aportar a la transformación de la sociedad, formando profesionales comprometidos con la tolerancia, la democracia y la justicia, en concordancia con los requerimientos del país. A la vez, busca constituirse en un espacio que favorezca la integración social, permitiendo que estudiantes de diversos sectores sociales compartan esta misión común, dándole oportunidades de acceso a la educación superior a estudiantes de bajos ingresos que posean niveles académicos adecuados.

También se ha planteado que la Escuela busca contribuir al mejoramiento de la calidad de la Ciencias Sociales en Chile, específicamente de la Antropología, a través de programas de pregrado, posgrado (en el caso de la Escuela), y actividades de investigación y extensión acordes con la visión y la misión de la Universidad. Estos propósitos generales representan la mirada estratégica de la Carrera, traduciéndose en objetivos que guían la elaboración cada año de los Planes Operativos Anuales (POA).

Se trata de planes que se elaboran en concordancia con la planificación estratégica de la Universidad, en articulación con la misión de cada Escuela y Carrera, en la perspectiva de mejorar y desarrollar las labores de Docencia, Investigación, Publicaciones, Extensión, Difusión y Prestación de servicios que recaen en cada unidad de gestión. Considera, en consecuencia, una definición precisa de actividades, metas, indicadores de logro, medios de verificación y responsables, en un horizonte de tiempo que oscila entre uno y tres años.

Nuestra misión es: “Contribuir de manera crítica al desarrollo de la Antropología en Chile, sustentándose para tales efectos en el desarrollo del pensamiento, la cultura y la formación continua de profesionales antropólogos comprometidos con la tolerancia, la democracia y la justicia, en concordancia con los requerimientos del país y con la misión de la UAHC”. La misión, así expresada, pone de manifiesto la compleja opción de la Carrera de Antropología por crear un espacio abierto a todos, donde grupos sociales tradicionalmente excluidos de la educación tengan la oportunidad de acceder a una formación disciplinar en Antropología.

Del mismo modo, nuestra misión como Carrera busca potenciar y relevar aquellos elementos constitutivos de la disciplina y que ayudan a fortalecer nuestra misión institucional: una apuesta por el relativismo cultural, la diversidad, la pluralidad y la tolerancia, todos elementos constitutivos de la disciplina y que deben ser desplegados en diferentes instancias.